¿HA MERECIDO LA PENA ESPERAR AL GURÚ DE LA BOLSA?